De alguna manera, esta parte de la historia comenzó el miércoles 23 de noviembre de 1988.

Ese día se constituyó la Cámara de Agencias Oficiales de la Lotería Nacional. Por cierto, el origen de la entidad fue la necesidad de contar con un nucleamiento de carácter empresarial que aglutinara ante la Lotería Nacional S.E. a la diversidad de asociaciones que hasta el momento representaban a los agencieros

De la fundación de la CAOLN nacieron – paralelamente – los vínculos orientados al crecimiento mutuo, y el contrato que le dio fuerza a la definición de Agente Oficial.

Ese simple paso consolidó el tipo de relación empresaria y ha sido la génesis del Estatuto que ahora cobija a todos los socios.

En sintonía con la celebración del octavo aniversario de la Cámara, sus autoridades decidieron instituir el tercer sábado de noviembre de cada año como el Día del Agenciero.

Será a partir de 1996, una fecha clave para los hombres y mujeres que jornada tras jornada trabajan con honestidad y ética en la comercialización de los juegos legales, y que combaten con denuedo a la lacra social de la quiniela clandestina.