Desde hace unos años a esta parte, se ha producido una gran proliferación de locales de venta de Loterías Provinciales en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Lo alarmante de esta situación es que la gran mayoría de estos locales vende en forma ilegal el juego de La Quiniela, habiéndose acreditado, incluso, que la gran mayoría toman apuestas entregando un comprobante de la apuesta impreso por una computadora.